miércoles, 15 de diciembre de 2010

Welsh Cakes.


Los pasteles galeses o tortas galesas (en inglés Welsh cakes, en galés picau ar y maen, pice bach, cacen gri o teisen radell) son snacks tradicionales de la cocina galesa. También se conocen como bakestones en Gales porque tradicionalmente se cuecen sobre un bakestone (literalmente ‘piedra de cocer’, en galés maen), una plancha de hierro fundido de 1,5 cm de grosor o más que se sitúa sobre el fuego o la cocina.
Los pasteles galeses se hacen con harina, mantequilla o manteca, huevos, azúcar y uvas pasas o pasas de Zante. Son más a menos circulares, de unos 4–6 cm de diámetro y 1–1,5 cm de grosor.
Son muy populares y considerados típicos en algunas zonas de la Patagonia Argentina, debido a la inmigración galesa, sobre todo en el este de la provincia de Chubut.
Se sirven fríos o calientes espolvoreados con azúcar lustre. A diferencia de los scones, no suelen tomarse con un acompañamiento, si bien a veces se venden cortados y untados con mermelada, y a veces con mantequilla. A menudo se toman con una taza de té.
En algunas regiones de Gales, el bakestone es una receta diferente al pastel galés, mayor y menos dulce.

Variantes
Llech Cymreig, cocinado con harina sin levadura (en particular harina integral), lo que hace que resulten mucho más planos y crujientes. Esta variante se hace típicamente sobre un bakestone.
Jam Split, popular en los valles del sur de Gales. Como el nombre sugiere, es un pastel galés cortado horizontalmente y untado con mermelada (y a veces con mantequilla), de forma similar a un sándwich.

No hay comentarios:

Publicar un comentario