lunes, 10 de mayo de 2010

Scotch Eggs.


El Huevo a la escocesa (en inglés: Scotch egg) consiste en un plato en el que se sirve frío un huevo duro al que se le ha quitado la cáscara y se le ha recubierto en una mezcla de salchichas picadas finamente, recubierto de pan rallado, y puesto a freir. El plato fue inventado en la tienda londinense Fortnum & Mason, en el año 1738. Contrario a la creencia popular no es un plato originario de Escocia. Los huevos a la escocesa se suelen servir frios, acompañando por regla general a una ensalada y relish.
Los huevos a la escocesa suelen ser servidos como comida de picnic, son ideales para ser comidos frescos. Sin embargo, en el Reino Unido pueden ser ser adquiridos en los supermercados, en envases pre-empacados de plástico, en estos casos se elaboran con carne de baja calidad.
En los Estados Unidos, existen algunos huevos similares denominados "English-style" y que son servidos como pub grub en algunos pubs. En algunas ocasiones se sirven calientes con salsas para mojar tales como la ranchera o mostaza.
En la cocina de África Oriental algunos restaurantes de fast-food ofrecen scotch eggs en sus menús.

No hay comentarios:

Publicar un comentario